Entradas populares

domingo, 14 de junio de 2009

LA TEJEDORA DEL DESTINO


Una voz desde los cielos en silencio dice al Alma:


"Teje, teje, tejedora, teje tu veste dorada, que en el reloj de los tiempos tus bodas están marcadas.

Teje, teje, tejedora, no te detengas por nada, oye el canto de tu Amado que, esperándote te llama."

Desde el principio del tiempo a su labor entregada, teje el Alma en el misterio una túnica encantada, y día tras día la dulce tejedora nos demanda el hilo que necesita para concluir la jornada.

Cuando el tributo no obtiene sentimos gotear sus lagrimas...

Porque esa labor de siglos al Amado consagrada, esa veste que ella teje conforme esté terminada, un vuelo nupcial de gloría hasta Él ha de llevarla.

"Teje, teje, tejedora, no te detengas pro nada"

Y la dulce tejedora en su prisión confinada, escucha bajar un canto de amor y fe que la llama, invitándola a partir con rumbo a su eterna patria.

Anónimo


Esta es una de las bellas descripciones de quién es y qué hace el verdadero ser humano. Dios nos creó a todos como hermanos en Espíritu pero, cada uno de nosotros y desde hace millones de años, estamos evolucionando a través de dos principales leyes que son: La de Consecuencia y la de Renacimiento. En principio, el hombre era inconsciente de sí mismo, pero a través de las formas materiales y ya en un cuerpo físico muy similar al actual, obtuvo la mente y la conciencia propia, es a partir de ahí cuando se pone bajo la regencia de estas leyes para que comience a "tomar nota de sus errores" (crear la conciencia que nos habla) y a responder ante sus hechos de otras vidas como Alma. El ser humano está desarrollando nuevas virtudes espirituales (clarividencia, clariaudiencia, viaje astral consciente, etc.) como en el pasado desarrolló sus cuerpos actuales pero su meta es la perfección, la unión con su Espíritu y, por último, con Dios.


Francisco Nieto

No hay comentarios:

Publicar un comentario