Entradas populares

sábado, 20 de junio de 2009

LOS ASTEROIDES ¿UN PELIGRO PARA LA HUMANIDAD?


Según la Filosofía Rosacruz, un Sistema solar, y más concretamente el nuestro, se forma a partir de una nebulosa en ignición que después se convierte en lo que hoy vemos y llamamos “Sol”. Según las necesidades evolutivas de los espíritus que lo habitan, los planetas, aún en estado incandescente y más o menos caótico respecto a su forma, son separados de la nebulosa hasta la distancia adecuada para que los espíritus evolucionantes puedan continuar su desarrollo. A partir de ahí se van enfriando y cristalizando hasta que toman la forma tal y como la conocemos hoy.
En nuestro Sistema Solar, Urano fue el primer planeta separado de la nebulosa y Mercurio el último, entendiendo que los espíritus que evolucionan en Mercurio están más adelantados que el resto pero menos que los que habitan en el Sol, puesto que éstos, no han quedado rezagados en su evolución hasta el punto de tener que separarse del astro padre.
Las Lunas tienen el mismo sentido que los planetas respecto al Sol, es decir, cuando unos espíritus quedan rezagados respecto al desarrollo que hay en el planeta, son separados y enviados a una Luna para que continúen su progreso. Cuando estos espíritus alcanzan el desarrollo del planeta padre, o cuando la retrogradación de los espíritus en esa Luna desintegra sus vehículos, la atracción del planeta padre se debilita para que su órbita se ensanche y alcance el límite del Sistema Solar donde se desintegran y vuelven al Caos interplanetario. Estos trozos de Lunas son conocidos como asteroides y su posición en el espacio es el mismo que cuando un cuerpo extraño en nuestro cuerpo físico busca una salida hasta la superficie exterior.
En 1997, un astrónomo norteamericano descubrió un asteroide, al que bautizó con el nombre de 1997 XF-11, los cálculos sobre su velocidad, órbita, etc. demostraban que en octubre del año 2028 colisionaría con la Tierra. Un estudio más profundo asegura que tiene dos kilómetros de diámetro y que se acercará a la órbita terrestre en el año 2037.
Esto significa que puede hacer un cráter de, al menos, 10 km. de diámetro y que sus efectos serían desastrosos en miles de km. A la vez cubriría la Tierra de polvo dejando un clima como en invierno durante varios años, habría olas en el mar de 800 metros de altura y alcanzarían una distancia de cerca de 1000 km. Pero también caben otras posibilidades como ha captado el telescopio “Hubble” en el planeta Júpiter, y es que, un asteroide de gran tamaño se destruyó en varios trozos al entrar en su órbita. Si eso ocurriera, cada trozo sería como una bomba de las que se lanzaron en Hirosima, destruiría la capa de ozono, etc. etc. etc. Está demostrado que esto ha ocurrido en Júpiter, en la Luna y, incluso en la Tierra, como es el caso de Siberia en 1908, donde cayó un meteoro de aproximadamente 10 km. y que explotó antes de tocar tierra, cuyo efecto fue como una explosión nuclear que asoló montes y valles; el cielo se ilumino durante dos días y fue visto a una gran distancia.
Hay dos tipos de asteroides, uno formado por hierro y otro por roca, aunque el más común es el de roca. Actualmente estamos amenazados por miles de asteroides de los cuales solo se han descubierto un 10 %, pero para hacernos una idea, un asteroide o cometa como el “Halley”, destruiría el planeta en un instante.
Hay quien asegura que tarde o temprano seremos alcanzados por uno de esos grandes asteroides, aunque, también es cierto que hay más voces en contra. Pero ¿Qué hace el hombre para remediarlo?
Los norteamericanos han hecho un experimento llamado “biosfera 2” que trata de un simulacro de colonización de un planeta, pero después de vivir durante dos años en esas instalaciones se han dado cuenta de que sería un fracaso. Por otro lado, hay preparados una serie de misiles que harían explotar junto al asteroide para desviar su órbita, se habla de espejos y rayos láser para desviar el rumbo del asteroide, y por último, también se comenta la posibilidad de hacer explotar el asteroide con el riesgo incalculable de que caigan infinidad de trozos en el planeta. De cualquier forma, investigaciones privadas aseguran que hay construidos unos enormes refugios subterráneos donde podrían vivir al menos un año una gran cantidad de personas en Norteamérica. La realidad es que si un asteroide de un kilómetro choca con la Tierra, se puede acabar con miles de años de civilización.
¿Cuál puede ser nuestra opinión? Sabemos que lo visible y manifestado tiene su origen en lo invisible e inmanifestado; sabemos que somos un espíritu que ha conseguido obtener un cuerpo físico para evolucionar en un planeta físico; sabemos que el Sistema Solar no se ha creado por casualidad, sino que entra dentro de los planes divinos; sabemos que no estamos solos y que por encima de nosotros hay otras Jerarquías que colaboran desde los mundos invisibles; sabemos que en la Tierra también están evolucionando otros reinos; y por último, sabemos que en nuestro actual grado de desarrollo necesitamos el cuerpo físico y aunque hubiera una destrucción (como ya la hubo) siempre deben quedar humanos para que prosiga la evolución de la forma.
El Sistema Solar es el aspecto físico de un esquema de 7 mundos a través del cual Dios se manifiesta y nosotros, como hijos de Él, evolucionamos. El planeta Tierra ha llegado a ser lo que es físicamente gracias a su cristalización desde la Substancia Raí Cósmica del espacio, pero es más, nosotros hemos estado en ella desde el principio de su separación del Sol porque la necesitamos para alcanzar nuestra meta prevista. Es cierto que el planeta ha sufrido varias transformaciones cuyo efecto ha sido el hundimiento de Continentes (la Lemuria y la Atlántida), pero eso estaba más o menos previsto y así tuvo que ser para adoptar la evolución del planeta al esquema Divino. Pero también es cierto que los actos del ser humano sobre el planeta tendrán su efecto, o sea, las pruebas nucleares y todas las maldades que se cometen sobre él, nos serán devueltas. Su efecto lo hemos conocido desde siempre (terremotos, volcanes, tifones, inundaciones, etc.), estas “fuerzas de la naturaleza” están controladas por seres superiores a nosotros y con su sabiduría nos están enseñando a valorar y cuidar del planeta (además de recibir el pago del daño cometido hace millones de años)
Es cierto que puede caer un asteroide en el planeta, pero pienso que no sería por “casualidad”, lo mismo que ha ocurrido otras veces. Como pienso que ocurrió con los dinosaurios puede volver a ocurrir, pero nunca sobre todo el planeta con el fin de aniquilar la vida evolucionante. El futuro de la humanidad pasa por un enrarecimiento progresivo de la atmósfera, quiero decir que, quien no evolucione según los planes previstos, no podrá continuar en un cuerpo físico, por consiguiente, algo tiene que pasar para que eso ocurra (aunque no se a corto plazo)
El espíritu tiene que continuar su evolución en la forma, por lo tanto, no es fácil que se le prive de ella, pero eso no quita que tenga que haber un ajuste respecto a los espíritus reencarnantes. Ese reajuste puede venir a través, principalmente, de catástrofes en el planeta, pero creo que no se debe excluir una colisión de un asteroide en alguna parte del mismo.
No hay nada a la deriva en el espacio, todo está controlado por Seres superiores encargados de administrar el karma común de la humanidad de tal manera que esta llegue a su meta. Lo mismo que no permiten que dos planetas del Sistema Solar choquen gracias al control de la gravedad y sus órbitas, así mismo ocurrirá respecto al tema que nos ocupa, sin embargo, nosotros no estamos preparados para comprender los designios de Dios y, quizás no veamos su parte positiva.
En el supuesto de que hubiera una colisión importante, ocurriría como en la Atlántida, se salvarían los más preparados para ello que, a su vez, serían la semilla de las futuras razas y serían llevados al lugar adecuado para continuar su desarrollo en un nuevo ciclo. Por consiguiente, no es fácil (aunque no imposible) que caiga un asteroide en la Tierra, pero si cae, sería parte del Plan que, posiblemente unido a otras catástrofes, sería necesario para corregir y equilibrar el destino de la humanidad. No olvidemos que estamos hablando de la forma que habita el Espíritu, lo que significa que el verdadero ser humano nunca se puede destruir.
Después de todos estos razonamientos basados en la filosofía oculta y en la ciencia, cabe preguntarse ¿Es lógico que por una casualidad caiga un asteroide en el planeta, lo destruya y eche abajo todo un esquema evolutivo que Dios ha creado como campo de evolución de sus hijos?

Francisco Nieto

No hay comentarios:

Publicar un comentario